SPORTNATURAE

Compra productos de belleza y skin care como un profesional

Los mostradores con productos de belleza pueden ser intimidantes para algunas personas, pero ¿hay algo mejor que elegir una nueva máscara de pestañas o lápiz labial? creemos que no, y en estos días, considerando la cantidad de lugares (tanto en línea como fuera de línea) en los que puedes comprar productos de belleza, no hay nada que no puedas encontrar, pero seleccionar el producto exacto puede ser difícil.

Para ayudarte a navegar por las vastas y, a veces, abrumadoras aguas de la compra de productos de belleza, compartimos algunos consejos para comprar como un profesional. ¡Sigue leyendo a continuación!

  1. Apóyate en el conocimiento de los vendedores

La mayoría de los vendedores están bien capacitados en lo que respecta a los productos que se exhiben en el mostrador de maquillaje y están allí para ayudarte. Pregunta a los vendedores la diferencia entre la base en polvo y la base líquida que ofrecen diferentes marcas, pregunta qué tipo de sérum deberías usar según la textura de tu piel y pídeles su opinión sobre qué color de labios deberías probar.

  1. Lleva un amigo

Siempre debes llevar a un amigo cuando compres productos de belleza y asegúrate de que sea honesto. Ir solo significa que no podrás saber si un color te queda bien o si un artículo podría ser demasiado caro para tu presupuesto. El aporte de tu mejor amigo te asegurará que obtengas los mejores productos por una cantidad razonable de dinero.

  1. Usa tu teléfono inteligente 

Este consejo es doble. Primero, usa tu teléfono para buscar reseñas sobre el artículo en cuestión. Lo más probable es que descubras con bastante rapidez qué tan bueno (o terrible) es un producto mientras miras reseñas en línea. En segundo lugar, busca el producto en línea para ver si puedes encontrar un precio más bajo en otro lugar. Muchos sitios ofrecen envío gratuito, y si puedes obtener algo por un precio más bajo, será una mejor inversión.

  1. Revisa los ingredientes en las etiquetas

Especialmente en los productos para el cuidado de la piel, debes saber cuáles ingredientes conforman la preparación. Por ejemplo, si tienes la piel seca, debes correr en la dirección opuesta al peróxido de benzoilo, que puede causar sequedad excesiva, pero funciona de maravilla para el acné.

  1. Regístrate en programas de recompensas

Muchas empresas tienen programas de premios, que te recompensan usando un sistema de puntos basado en las compras. Si vas a comprar maquillaje con frecuencia, ¡no te pierdas los premios! Además, muchas veces te darán adelantos de productos y te enviarán muestras, para que puedas probar los artículos antes de comprarlos definitivamente.

  1. Solicita muestras 

Puedes pedirlas en la propia tienda o directamente de la empresa de cosméticos. Si llamas y solicitas muestras, algunas empresas se complacen en enviártelas. Obtener una muestra gratis antes de comprometerte con una compra es la manera perfecta de tener garantía de satisfacción antes de gastar una gran cantidad de dinero en, por ejemplo, un exfoliante al que eres alérgico.

  1.  Conoce tus matices

Una vez que conozcas los matices de tu piel, comprar cosméticos de color será mucho más simple. Existen innumerables tonos, como cálidos (amarillo, dorado o melocotón), o tonos fríos (azul o rojo), tu color de piel determina cuales te irán mejor, aunque sobre gustos y colores…

  1. Ve a la tienda sin usar maquillaje 

Desafía al mundo y dirígete a la tienda sin usar maquillaje para que puedas probar los productos del mostrador. Probar los productos en la tienda hace que la decisión de comprar sea mucho más fácil. Asegúrate de usar aplicadores separados para todo, y así evitar las bacterias. 

  1. Aprende cuándo derrochar y cuándo ahorrar

Hay ciertos productos que se pueden comprar en la farmacia a buen precio, y hay otros en los que se puede derrochar. Estos pueden diferir según los que sean más valiosos para ti (si usas base religiosamente, pero lápiz labial una vez al mes, la base debe ser tu artículo de calidad), pero debes saber cuánto estas dispuesto a gastar antes de poner un pie en la tienda.

  1. Conoce tu tipo de piel

El tipo de piel es el factor más importante para determinar qué productos para el cuidado de la piel funcionarán mejor ti. No hay productos malos, solo el incorrecto. 

Estos son los ingredientes sugeridos para diferentes tipos de piel:

Piel grasa: busca productos que contengan alfa hidroxiácidos (ácido glicólico o ácido salicílico), peróxido de benzoilo y ácido hialurónico. Estos ingredientes son efectivos para controlar el exceso de producción de sebo, mientras que el ácido hialurónico producirá hidratación solo en las áreas necesarias.

Piel seca: busca productos que contengan manteca de karité y ácido láctico. Estos ingredientes brindan hidratación y exfoliación suave para mantener la piel seca con un aspecto radiante.

Piel sensible: busca productos que contengan aloe vera, avena y manteca de karité. Son buenos humectantes y, por lo general, no causan alergia.

  1. No compres por popularidad

Las marcas y la popularidad son a veces trampas fáciles en las que caemos y no deberían tener demasiado peso o valor en lo que seleccionamos. Si vas a comprar un producto de belleza basado en la recomendación de un amigo o influencer, debes prestar atención a tu tipo de piel. Esto te dará un indicador más confiable de qué tan bien funcionará el producto para ti.

Las reacciones alérgicas en torno a algunas marcas y productos populares para el cuidado de la piel pueden servir como un recordatorio de que el hecho de que algo obtenga el voto de popularidad no significa que sea bueno. 

Verificar la lista de componentes sigue siendo una buena manera de hacerlo, sin importar cuántas críticas positivas o estrellas tenga el producto en línea.

  1. Presta atención al orden de los ingredientes

Una vez que sepas qué componentes principales deseas evitar o buscar, deberás prestar atención a su ubicación en la lista de ingredientes. Como una buena regla general, los especialistas recomiendan mirar los primeros cinco, ya que a menudo representan alrededor del 80 por ciento del producto.

Los ingredientes se enumerarán en orden de concentración, de más alta a más baja, por lo que, si hay un ingrediente problemático o potencialmente irritante entre los primeros cinco enumerados, querrás mantenerte alejado de ese producto. 

  1. Haz siempre una prueba del parche

Una prueba de parche es una práctica inteligente en tu proceso de compra de productos de belleza. Es hora de aprovechar esas muestras.

Una prueba de parche puede ayudar a determinar si ciertos productos o ingredientes causarán reacciones alérgicas, irritarán tu piel u obstruirán tus poros. 

Probar todos tus productos de belleza antes de adquirirlos definitivamente, toma un poco más de tiempo al principio, pero puede ahorrarte mucho dinero y problemas de salud. 

La prueba del parche consiste en aplicar un poco del producto en la muñeca, y esperar para ver la reacción de la piel. 

  1. Ingredientes a evitar

Fragancia / perfume

Las fragancias agregadas tienen una alta probabilidad de causar alergias e irritación en la piel, y es especialmente importante evitarlas si tienes la piel sensible.

Sulfatos

Los sulfatos son agentes limpiadores que se encuentran a menudo en jabones corporales y champús. Eliminan del cabello y la piel sus lípidos naturales, y a su vez, pueden causar irritación.

Parabenos

Los parabenos se colocan comúnmente en productos como conservantes químicos para prevenir el crecimiento bacteriano. Se sabe que pueden tener un efecto dañino con el tiempo al alterar el equilibrio hormonal. 

Liberadores de formaldehído y formaldehído

Es raro ver formaldehído en una lista de ingredientes ya que está clasificado como carcinógeno conocido. 

  1. Ingredientes a buscar

Glicerina

Este ingrediente es la columna vertebral de los productos humectantes.

Ceramidas y ácido hialurónico

Ambos ingredientes son importantes agentes humectantes que se encuentran naturalmente en la piel. Es prefiere el ácido hialurónico en forma de suero, mientras que debemos buscar glicerinas y ceramidas en lociones y cremas.

Ácido L-ascórbico (vitamina C)

La vitamina C, específicamente la forma de ácido l-ascórbico, es un antioxidante que actúa para revertir el daño de la radiación UV y estimular la producción de colágeno.

Tocoferol (vitamina E)

La vitamina E ofrece propiedades similares a la vitamina C y funciona mejor cuando las dos se combinan en un dúo de poder para el cuidado de la piel.

Retinol

El retinol es un ingrediente clave que debes buscar en los productos para tu rutina nocturna. Actúa para renovar las células de la piel y estimular el colágeno.

Niacinamida (vitamina B3)

Este ingrediente es ideal para controlar la grasa al mismo tiempo que hidrata y ayuda a poner más uniforme el tono de la piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X