SPORTNATURAE

Consejos para ponerte en forma desde enero

Es posible que uno de tus deseos de año nuevo haya sido iniciar una rutina de ejercicios para bajar todos esos kilos de más. Si bien es cierto que la navidad es una de las épocas más bonitas, también puede ser la más perjudicial para la salud, si nos excedemos. Pero tranquilos, todavía quedan otros once meses para ponerte en forma.

Sin embargo, los días de fiesta y descanso suelen arroparnos durante el primer mes del año. Es normal que incluso dejemos todo para la segunda semana de enero, pero el ánimo que le impongas a tus deseos, determinará en parte el resultado final. Por ello, para ponerte en forma, debes iniciar lo más pronto posible. El tiempo es oro.

Es importante tomar en cuenta que cada persona tiene un período determinado para ver los resultados. Unos tardan más, otros menos. Dependiendo de distintos factores, tanto externos como internos, que influyen en nuestro cuerpo. Por este motivo, a unas personas les afectan más los excesos de diciembre que a otros.

Pero esto resulta normal en todas las culturas. ¿A quién no le gusta comer y disfrutar de las costumbres de navidad? La vida hay que aprovecharla al máximo y siendo este un solo mes del año, podrás ponerte en forma luego. En este artículo te contaremos cuáles son algunos de estos tips necesarios para cumplir el objetivo.

Ejercicios para ponerte en forma:

1. Caminar:

Una de las actividades que hacemos con mayor regularidad es caminar, sin embargo al involucrarlo con el trabajo, no lo asimilamos como un deporte. Por ello, uno de los consejos para ponerte en forma es pautar esta actividad dentro de tu rutina de la semana, pero alejado del lugar de trabajo.

Con 30 minutos diarios, tendrás un cambio evidente combinado con otras técnicas. Recuerda que podrías hacerlo en un parque, plaza o simplemente dándole la vuelta a tu cuadra.

2. Subir las escaleras:

Muchas personas no tienen tiempo, ni siquiera, para caminar. O posiblemente la hora en la que salen de sus trabajos es muy tarde como para estar pensando en hacer ejercicio. Sin embargo no hay excusas que valgan, si ponerte en forma es lo que quieres.

Solo es cuestión de tener actitud y darle la vuelta a las adversidades que van surgiendo. Por ejemplo, si vives en un edificio, subir y bajar escaleras diariamente durante un tiempo determinado te pondrá en forma.

3. Saltar la cuerda:

A partir de ahora, no hacer ejercicios porque estás en casa será simplemente una excusa que no podrás volver a utilizar. En casa hay distintas maneras de ponerte en forma y saltar cuerda también aplica para reducir el peso y hacer alguna actividad física.

4. Conducir bicicleta:

Para aquellos aventureros que no pueden hacer ejercicio en un solo lugar o en su defecto no les gusta caminar, hay mucha más variedad para ejercitarse. Una de ellas, claramente, está en montar bicicleta. Así podrás realizar recorridos más largos, combinados con un poco de turismo para que conozcas esos lugares de la ciudad que quizá no habías podido ir, mientras te pones en forma.

El hábito de hacer ejercicio

Ante la rutina del trabajo, labores de la casa y demás actividades que tenemos durante el día, incluir ejercicios físicos u otros hábitos que no estamos acostumbrados es complejo. Sobre todo si requieren un esfuerzo extra.

A veces es más fácil o cómodo quedarse durmiendo después de cumplir con tus obligaciones, acostarnos a ver Netflix o alguna película, que ponernos a hacer ejercicio. Pero para ponerte en forma, es necesaria la actitud. Pensar en uno mismo y hacer un tiempo dentro de nuestro cronograma, según lo que queremos lograr.

Dentro de nuestra vida, las excusas son las mejores amigas del fracaso. Ante la falta de actitud, cualquier motivo será válido en tu mente para dejar a un lado la planificación y seguir con tu rutina normal. Esto claramente evitaría ponerte en forma.

El clima, el cansancio, la hora o en su defecto, dejar el bolso con la ropa en la casa, accidentalmente son algunas de las más comunes. Pero animarte y buscar personas que te impulsen también te ayudará a incorporar de una vez ese hábito a tu día a día.

Sin embargo, primero es importante destacar que, como sucede con todos los procesos en la vida, adaptarnos conlleva un tiempo determinado. Nadie aprende a caminar en su primer intento, mucho menos hablar e incluso comer. Por ende, no vas a ponerte en forma con sólo una semana de intensos ejercicios o hacer diez kilómetros sin prepararte.

Lo primordial está en empezar, tener paciencia y mucha fortaleza mental para poder convertir el ejercicio físico en un hábito. Aunque a ciencia cierta no hay una cifra exacta, hay quienes aseguran que para adaptar una actividad a nuestra vida, hay que repetirlo durante 21 días continuos.

No obstante, variará por muchos motivos. El interés, la atracción que sientas por la actividad, cómo te sientas haciéndola, la compañía y el lugar donde lo haces, los resultados que puedes ver en corto plazo, entre otras.

Ponte en forma con estas estrategias:

Te dejamos también algunos consejos para poder incorporar hábitos a tu vida:

  • Empezar de a poco:

Como anteriormente mencionamos, nadie nace aprendido y ponerte en forma no es una tarea fácil. Pero si la manera que aplicas es la incorrecta, la decepción llegará tarde o temprano y esto podrá desviarte de la meta inicial.

Entonces, no debes proponerte un objetivo muy amplio, sino que por el contrario es mejor hacerlo con mini-objetivos. Esto hará que vayas cumpliéndolos poco a poco hasta llegar a lo que realmente quieres.

Por ejemplo, en vez de empezar haciendo una hora de cardio, empieza por veinte o treinta minutos. Cuando te sientas bien en aquel ritmo, aumenta. Esto lo podrás hacer con el resto de ejercicios o actividades que tengas pensadas y ponerte en forma más rápido.

Asimismo, los hábitos debes incorporarlos de uno en uno, ya que posiblemente tengas quince o veinte años haciendo las cosas de una forma diferente. Por ello no vas a poder cambiar toda tu vida en cuestión de una semana o un mes.

  • Especificar, controlar y analizar los progresos:

Una forma de ayudarte, será especificando las actividades o el hábito que buscas generar. Ya que mental y anímicamente no será lo mismo decir que quieres hacer dieta para bajar de peso, que proponerte unos kilos en particular.

De esta manera podrás medir lo que haces, tus progresos y analizarlos. Si buscas motivarte, esta podría ser una opción. Incluso, de no tener resultados positivos, mediante la medición y el control de lo que haces, podrás cambiar las rutinas o hábitos para ponerte en forma.

  • Lo más importante: definir un plan

No dejes nada a la improvisación. Menos cuando de incorporar un hábito a tu vida se trata, ya que todavía ni tu mente ni tu cuerpo están acostumbrados a ellos. Por eso, realiza un plan de seguimiento con la intención de organizarte mejor.

Mientras más orden tengas en tu vida y mejor este definido el plan de acción, más rápido lo podrás incorporar a tu rutina y posteriormente llegar al objetivo: ponerte en forma.

Uno de los mejores consejos para este punto será establecer alarmas en los horarios que establezcas dentro del plan. Todo para que no se te olvide, sobre todo iniciándolos, tal como si de tomarse una pastilla se tratara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X