SPORTNATURAE

Los complejos vitamínicos

¿Crees que sabes todo sobre los complejos vitamínicos y sus beneficios? Bueno, este artículo podría tener algunas sorpresas para ti. Para ayudarte a obtener una imagen más completa, hemos elaborado esta guía: definiciones, funciones, beneficios, fuentes y los riesgos que plantea la deficiencia de vitaminas.

 

 

 

Empezaremos definiendo complejo vitamínico como un preparado destinado a servir como suplemento dietético con vitaminas y otros elementos nutricionales. Tales preparaciones están disponibles en forma de tabletas, cápsulas, pastillas, polvos, líquidos o formulaciones inyectables.

 

 

 

¿Qué es exactamente una vitamina?

 

 

 

En el lenguaje cotidiano, generalmente describiríamos las vitaminas como elementos esenciales para mantener una buena salud. ¡Y esto es absolutamente cierto! Una vitamina se define como una sustancia orgánica que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. De hecho, la palabra «vitamina» proviene del latín «vita» de por vida. ¡Basta decir entonces que estas sustancias ofrecen innumerables beneficios para la salud y que nuestro organismo las necesita a diario!

 

 

 

Para ser un poco más específicos, los científicos clasifican estas sustancias como micronutrientes, a diferencia de los macronutrientes que incluyen proteínas, carbohidratos, grasas y fibra. La familia de los micronutrientes comprende vitaminas y minerales como el magnesio, el calcio y el hierro y, como sugiere el nombre, el cuerpo solo necesita pequeñas cantidades de estos nutrientes para garantizar una multitud de funciones.

 

 

 

¿Qué papel juegan? 

 

 

Las vitaminas intervienen en el desarrollo, funcionamiento y mantenimiento del cuerpo humano. La mayoría actúan como coenzimas o cofactores durante diversas reacciones biológicas. Por lo tanto, se reconoce que desempeñan un papel en muchas de las funciones del cuerpo. Aunque de ninguna manera es exhaustiva, la siguiente lista ofrece una descripción general de la función de las vitaminas:

 

 

 

  • Crecimiento, función y renovación de células
  • Metabolismo de carbohidratos, grasas y proteínas
  • Producción de energía
  • Desarrollo y mantenimiento del esqueleto
  • Síntesis de ADN
  • Defensas inmunológicas del cuerpo
  • Salud del cerebro y del sistema nervioso
  • Salud de la piel y las membranas mucosas
  • Tono muscular
  • Coagulación sanguínea

 

 

Sin embargo, todas las vitaminas son diferentes y no cumplen las mismas funciones. 

 

 

 

¿Cuáles son los diferentes tipos?

 

 

Las diferencias estructurales entre las vitaminas son las que hacen que sus funciones sean tan variadas. La estructura química de estas sustancias les confiere propiedades, funciones y beneficios bioquímicos específicos. Para diferenciarlos, los científicos han establecido un sistema internacional de clasificación: a cada vitamina se le asigna una letra de la A a la K.

 

 

 

Hoy en día, reconocemos trece familias diferentes de vitaminas de las cuales las vitaminas del grupo B, o complejo vitamínico B, constituyen un caso especial. Hay ocho vitaminas B diferentes, cada una con su propio número: B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9 y B12.

 

 

 

En ocasiones, las vitaminas también se clasifican según sean solubles en agua o en grasas. Una vitamina liposoluble es capaz de disolverse en grasas y, por lo tanto, puede almacenarse en el cuerpo, mientras que una vitamina soluble en agua generalmente circula en el cuerpo durante un tiempo limitado antes de ser utilizada o eliminada. Por tanto, existen:

 

 

 

Las vitaminas liposolubles, principalmente vitaminas A, D, E y K;

 

 

 

Las vitaminas solubles en agua, incluidas las conocidas vitaminas C y complejo B.

 

 

 

¿Qué beneficios ofrecen las vitaminas?

 

 

 

Como se mencionó, las vitaminas tienen diferentes funciones y efectos dentro del cuerpo. Actúan en varios niveles y participan en muchas funciones. Aquí describimos los principales beneficios de las vitaminas.

 

 

 

Vitaminas A

Es una vitamina liposoluble que ofrece muchos beneficios, especialmente para la salud ocular. De hecho, la vitamina A es un componente clave de la rodopsina, una proteína que absorbe la luz. También actúa en otros niveles del cuerpo, ya que desempeña un papel en el crecimiento y la diferenciación celular. Es fundamental para el mantenimiento de la piel, mucosas, pulmones y riñones. Los estudios también muestran que la vitamina A contribuye a las defensas inmunitarias y al sistema reproductor.

 

 

 

Vitaminas B1

También conocida como tiamina, esta vitamina del grupo B es particularmente importante para la producción de energía. Desempeña un papel esencial en la metabolización de la energía de los carbohidratos. Por lo tanto, participa en el desarrollo y la función de las células en todo el cuerpo. La vitamina B1 también es reconocida por su acción sobre la transmisión de impulsos nerviosos.

 

 

 

Vitaminas B2

También conocida como riboflavina, esta segunda vitamina del grupo B vuelve a ser fundamental para la producción de energía del cuerpo. Participa en todas las reacciones bioquímicas que tienen lugar cuando se produce energía a partir de carbohidratos y grasas. También ofrece beneficios para la visión, la piel y las mucosas.

 

 

 

Vitaminas B3

A veces conocida como vitamina PP o niacina, la B3 es otra de las vitaminas del cuerpo para obtener energía. Ayuda a reducir la fatiga, además de ofrecer muchos otros beneficios. La vitamina B3 es conocida principalmente por sus efectos positivos en el tracto digestivo, el sistema nervioso y la piel. En un sentido general, ayuda a mantener la función fisiológica normal.

 

 

 

Vitaminas B5

También conocida como ácido pantoténico, la función principal de esta vitamina es la síntesis de coenzima A (CoA), una molécula muy importante que participa en muchas de las vías metabólicas del cuerpo. Está involucrado en el metabolismo de los carbohidratos, las grasas y las proteínas; por ejemplo, descompone las grasas para producir energía. También contribuye a la síntesis de determinadas hormonas y neurotransmisores.

 

 

 

Vitaminas B6

El cuerpo necesita esta vitamina para muchas reacciones diferentes. También llamada piridoxina, la vitamina B6 es principalmente conocida por su papel en el metabolismo de las proteínas. También participa en la glucogénesis: la liberación de glucosa del glucógeno almacenado. Además de ayudar a satisfacer las necesidades energéticas del cuerpo, la vitamina B6 desempeña un papel en la síntesis de neurotransmisores y la producción de hemoglobina en los glóbulos rojos.

 

 

 

Vitaminas B8

En algunos países, se conoce como vitamina B7 o vitamina H. Los científicos se refieren a ella como biotina. Como otras vitaminas del grupo B, juega un papel en la producción de energía. Se reconoce que contribuye al metabolismo energético normal, la función del sistema nervioso y la función mental. También puede ayudar a mantener la salud del cabello, la piel y las membranas mucosas.

 

 

 

Vitaminas B9

Una de las vitaminas B más conocidas, también se llama ácido fólico o folato y a menudo se destaca por su importancia durante la concepción, el embarazo y la lactancia. De hecho, esta vitamina juega un papel clave en el desarrollo de todas las células del cuerpo: nervios, piel, hígado, intestinos, etc. También interviene en la renovación y funcionamiento de los glóbulos rojos, esenciales para una oxigenación saludable del organismo. Finalmente, la vitamina B9 contribuye a la síntesis de neurotransmisores, los mensajeros químicos necesarios para el funcionamiento saludable del sistema nervioso.

 

 

 

Vitaminas B12

También conocida como cobalamina, la última de las vitaminas del grupo B es un antianémico: previene diversas formas de anemia. La anemia se caracteriza por la falta de glóbulos rojos que son vitales para una oxigenación saludable y que requieren vitamina B12 para su síntesis. Esta vitamina también juega un papel clave en el funcionamiento saludable del sistema nervioso y en la síntesis de ADN.

 

 

 

Vitaminas C

¡Ofreciendo múltiples beneficios para la salud, la vitamina C es, como era de esperar, una de las vitaminas más conocidas de todas! Es principalmente conocida por estimular las defensas inmunológicas del cuerpo contra infecciones, particularmente infecciones bacterianas o virales. También es un poderoso antioxidante natural, que defiende al cuerpo contra el daño causado por el estrés oxidativo, la acumulación de especies de oxígeno altamente reactivas que son dañinas para las células y están involucradas en el envejecimiento prematuro del cuerpo. La vitamina C también juega un papel en otros procesos bioquímicos, incluida la absorción intestinal de hierro y la producción de colágeno, una proteína esencial para la formación de tejido conectivo en la piel, los ligamentos y los huesos.

 

 

 

Vitaminas D

¡Esta es la famosa vitamina del sol! Si bien la vitamina D se produce en la piel como resultado de la acción de los rayos ultravioleta del sol, la suplementación es muy popular para garantizar que se satisfagan las necesidades del cuerpo. La vitamina D ofrece una gran cantidad de beneficios. Su función principal es aumentar la absorción intestinal de calcio y fósforo, dos minerales esenciales para la fortaleza ósea, la mineralización de los dientes y el mantenimiento de un cartílago sano. Por lo tanto, se reconoce que la ingesta adecuada de vitamina D ayuda a prevenir enfermedades como la osteoporosis y la artritis.

 

 

 

Vitaminas E

Comparte ciertas características con la vitamina C. En primer lugar, es un potente antioxidante que actúa principalmente para evitar que los radicales libres dañen las membranas celulares y las lipoproteínas. La vitamina E también puede estimular las defensas inmunológicas del cuerpo y, por lo tanto, combatir ciertas infecciones bacterianas y virales.

 

 

 

Vitaminas K

Esta vitamina juega un papel importante en la coagulación de la sangre: la «K» proviene de la palabra alemana «Koagulación»: sin embargo, esta no es su única función. También promueve la unión del calcio a las proteínas de la matriz ósea contribuyendo así a la fortaleza de los huesos. 

 

 

 

¿Por qué tomar complejos vitamínicos?

 

 

 

Si bien muchos alimentos son fuentes ricas de vitaminas, estos micronutrientes son extremadamente frágiles: pueden ser sensibles al oxígeno, la luz y el calor. Cocinar frutas y verduras a altas temperaturas puede, por ejemplo, afectar significativamente su contenido de vitaminas.

 

 

 

Por tanto, se han desarrollado una amplia gama de complejos vitamínicos para asegurar una ingesta adecuada y prevenir o corregir la deficiencia. Los complejos vitamínicos permiten aprovechar al máximo los beneficios de las vitaminas, por ejemplo, el caso de un ciclo de suplementos con vitamina C, que son a menudo recomendados para apoyar las defensas del cuerpo al comienzo del otoño y el invierno. Los suplementos nutricionales también pueden prevenir o corregir deficiencias. Hay ciertos individuos que tienen mayor probabilidad de cursar con déficit de vitaminas. Estas deficiencias suelen estar infradiagnosticadas y pueden tener múltiples consecuencias para nuestra salud.

 

 

 

¿Cuáles son los riesgos que presenta la deficiencia de vitaminas?

 

 

 

Dados los muchos roles y beneficios de las vitaminas, la deficiencia puede resultar en una variedad de problemas de salud dependiendo de la vitamina en particular involucrada. Aquí hay unos ejemplos:

 

 

 

– la falta de vitamina A puede dañar la vista; – la ausencia de vitamina B1 puede provocar daños en los nervios y músculos, así como problemas cardíacos; – la falta de vitamina B3 puede provocar pelagra, una enfermedad caracterizada por erupciones cutáneas, problemas gastrointestinales y problemas neuropsiquiátricos; – la ausencia de vitamina B9 puede provocar problemas del sistema nervioso y, durante el embarazo o los períodos de lactancia, puede provocar anomalías congénitas y problemas de crecimiento; – la pérdida de vitamina C es responsable del escorbuto, una enfermedad que se manifiesta en fatiga y encías sangrantes; – la falta de vitamina D provoca raquitismo en los niños y es un factor de riesgo de osteoporosis en adultos.

 

 

 

Vale la pena saber: Muchas personas tienen una ingesta inadecuada de ciertas vitaminas sin necesariamente darse cuenta. Los signos de deficiencia de vitaminas pueden pasar desapercibidos durante bastante tiempo o confundirse con otros problemas de salud (por ejemplo, sensación de cansancio, pérdida de apetito, etc.) y, por lo tanto, pueden provocar sin saberlo problemas más graves. 

 

 

 

Cómo elegir el complejo vitamínico adecuado

 

 

 

Cualquiera que sea tu objetivo de suplementación, hay varios factores que deben tenerse en cuenta para asegurarse de elegir el complejo vitamínico adecuado. Una vez que hayas identificado qué vitamina (s) necesitas, es importante observar detenidamente las distintas formas que se ofrecen. Hay diferentes formas de vitaminas disponibles como suplementos nutricionales y no todas tienen las mismas propiedades o biodisponibilidad, es decir, no todas son absorbidas por el cuerpo en el mismo grado. Se deben determinar tus necesidades reales, no es bueno que uses un complemento de vitaminas como sustituto de una dieta variada y balanceada. Consume las cantidades recomendadas para evitar efectos adversos. También es importante comprar en la presentación adecuada. Si tienes problemas para deglutir, es mejor elegir complementos vitamínicos líquidos, masticables o en polvo para preparados. Por último, pero no menos importante, debes elegir productos de calidad y certificados, verificar que estén aprobados y que cumplan las normativas sanitarias.

 

 

 

Aunque los suplementos se están usando, hay que consultar con un profesional antes de consumirlos. Comparte estos consejos para que tus amigos al igual que tú, conozcan un poco más sobre los complejos vitamínicos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X